lunes , diciembre 11 2017
Inicio / Belleza / Broncearse en primavera sin correr riesgo
DayronV / Pixabay

Broncearse en primavera sin correr riesgo

Ya parece que el calor se asienta y apetece sacar el bikini. Sin aun no lo tienes aprovechamos el momento para recomendarte nuestra sección donde puede comprar su bikini para este verano. Tenemos ganas de que una pueda broncearse ya. Esas personas que siempre recuerdan lo de “Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo” porque aunque muchos años se cumple, no deja de fastidiar un poco el chafe.

Este fin de semana hemos estado en el campo y todas mis amigas tenían el mismo problema para ponerse en shorts: unas piernas blanquísimas que les daba grima enseñar.

¿Solución? Preguntaban. Dorado, que no moreno (tan antiguo!), de bote, lo tengo clarísimo.

Es fundamental para que los primeros días de sol no se conviertan en una pesadilla año tras año. Es verdad que los autobronceadores no siempre quedan bien, porque su aplicación debe ser impecable, pero hay que reconocer que se ha avanzado muchísimo, tanto en texturas como olor.

¿Los últimos? Se llaman Fake Bake y los presentaron a la prensa hace unos días.

La Mousse (espuma) tiene un efecto inmediato y se seca en un minuto dejando un tono dorado magnífico. La única pega es que sí, huele un poquito, aunque depende del ph de cada piel. Otro de los best-sellers de este verano es la espuma de Clarins, Mousse Exquise Auto-bronzante. La ventaja de las espumas es que se extienden mucho mejor sobre la piel. Además, la dejan más hidratada porque la mayoría de los autobronceadores resecan un poco.

Para la cara, yo soy fiel al autobronceador de Chanel Soleil Identité porque el resultado es muy muy natural. Yo me lo aplico cada tres o cuatro días sobre la crema hidratante y mantengo un tono dorado estupendo hasta que ya me pongo algo bronceada. Si añades sobre los pómulos un toque de polvos de sol ya se crerán todos que has pasado el finde en la playa.

Entre los polvos de este año, me resulta difícil elegir. Además de los 4 Seasons de Terracotta de Guerlain, que caen fijos cada verano (para mí son como el turrón el Almendro por Navidad), este año me encanta Terre Saharienne de YSL, pero su tono es un poco oscuro, hay que estar algo tostada para ello.

Si tenéis una boda, comunión o fiesta y queréis enseñar mucha piel, yo os recomiendo la ducha autobronceadora en un centro de Belleza. Hay varias opciones, la última y más cool es la de St Tropez, a la que son asiduas muchas celebrities y que realizan desde esta primavera en The Lab Room.

Y para las sesiones de sol breves pero traicioneras (aperitivo en una terracita, excursión en bici con los niños, sesión de pádel…) tus “mejores amigas” serán las toallitas protectoras de Comodynes, ¡¡practiquísimas!!

Sólo tienen protección 15 (en el rostro, el mínimo debería ser 30 si queréis evitar las manchas), pero es mejor que nada. Además, refrescan e hidratan así que da gusto pasárselas por la cara cuando se está sofocada.

Y hablando de productos refrescantes, me queda mencionaros mi último descubrimiento olfativo, que ya lo he adoptado definitivamente para el verano, Acqua di Gioia, ¡¡buenísima!! Le auguro tanto éxito como su versión masculina, el Acqua di Gio, un superventas desde hace muchísimos años. ¡¡Feliz primeros soles!!

Quizás te interese

Recibidores modernos: Porque la primera impresión es importante

Quizás el recibidor no sea la parte de la casa a la que más le …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *