sábado , enero 20 2018
Inicio / Belleza / Como cuidar tu pelo después del verano
cabello mujer

Como cuidar tu pelo después del verano

Cuando el verano toca a su fin, el pelo demanda cuidados renovados. Cortar el cabello, hidratarlo en profundidad y someterlo a tratamientos específicos constituyen tres buenas estrategias para velar por su salud y belleza. Cada verano el cabello tiene que enfrentarse a enemigos de talla. La excesiva exposición al sol, la sal del mar, el cloro de las piscinas o los lavados frecuentes se ensañan con su integridad y le debilitan de cara al temido otoño. Los rayos ultravioletas del astro rey alteran la pigmentación natural de la fibra capilar y modifican su tonalidad. El cloro altera la melanina y da paso al tono verde piscina que se apodera de muchas cabelleras rubias. La sal marina también afecta al pelo, que se torna frágil y poroso. Además, afecta a la superficie del pelo, contribuyendo a abrir las escamas que lo recubren en detrimento de su brillo y suavidad. Por su parte, los lavados frecuentes conllevan una alteración de la protección natural del cuero cabelludo, que se manifiesta según los casos con sequedad o exceso de sebo.

Las tijeras que no falten

El pelo se resiente más en determinadas épocas, en especial durante los cambios de estación, que entrañan una mayor pérdida de cabello con el otoño a la cabeza. El uso de las tijeras de una forma periódica contribuye con creces a su puesta a punto, máxime cuando los árboles empiezan a perder sus verdes atributos. Más allá de los dictados de la moda, toda melena que se precie debería deshacerse de uno a dos centímetros cada dos meses. Con esta medida preventiva se matan dos pájaros de un tiro: devolverle su gesto y naturalidad y eliminar las dobles puntas. La capa de grasa que recubre el tallo suele quebrarse, dejando al pelo desprotegido y vulnerable frente a los agentes externos. La consecuencia es que se rompe o cae con mayor facilidad. Además, el corte imprime al cabello un aspecto más denso y saludable. La hidratación se impone Tras los rigores de la estación veraniega conviene hidratar la cabellera a fondo con el uso de cremas, lociones, bálsamos y acondicionadores. Se aplican después del lavado para aportar suavidad y elasticidad, repararlo en profundidad y compensar los efectos adversos del sol y otros agentes externos. Además de nutrir y suavizar, se hacen imprescindibles a la hora desenredar sin tirones. Entre los numerosos productos que ofrece el mercado conviene elegir fórmulas ligeras que no incorporen alcohol. Para los cabellos secos o castigados se recomiendan preparados cremosos e hidratantes, en especial los elaborados con germen de trigo, lantoina y glicerina. Frente al pelo graso es preferible tomar partido por productos que no precisen de aclarado. Ante todo, mucho mimo La frecuencia de los lavados debe estar en función del tipo de cabello. El deterioro de la fibra capilar responde más al uso de fórmulas agresivas que al número de lavados a que se somete. Si no padece un trastorno específico (grasa, caspa, sequedad…), opte por champús neutros respetuosos con el pH. Antes de proceder a su lavado se aconseja desenredarlo en seco. El segundo lavado tan sólo es recomendable cuando el pelo se muestra muy sucio o ante un sudor excesivo. Al proceder a su secado hay que tener en cuenta que el pelo mojado nunca debe estrujarse ni frotarse con mucha energía. Cubrirlo y presionarlo con una toalla de algodón o lino resulta de lo más saludable. Deseche el uso del secador o manténgalo a una distancia prudente para no quemar el cabello. Cepillarse el pelo cada noche dirigiendo el cabello en todas las direcciones supone una especie de masaje que activa la circulación.

Quizás te interese

Recibidores modernos: Porque la primera impresión es importante

Quizás el recibidor no sea la parte de la casa a la que más le …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *