miércoles , octubre 18 2017
Inicio / Cocina / 10 consejos para tu alimentación este verano
sandias

10 consejos para tu alimentación este verano

En la época estival los hábitos alimenticios cambian debido a las condiciones climáticas. Es necesario tomar un mayor número de líquidos y aprovechar la gran variedad de frutas y verduras que se dan durante estos meses. Al mismo tiempo, la higiene debe ser más rigurosa para evitar problemas gastrointestinales y deshidrataciones. En verano, la alimentación tiende a ser refrescante y ligera. Es una época donde proliferan gran número de frutas y verduras que contienen vitaminas, sales minerales y ácido fólico, muy recomendables para la salud. 1. Higiene. Es necesario incrementar la higiene, ya que se usan normalmente las verduras crudas. Además de lavarse, deben desinfectarse con dos gotas de lejía en el agua o algún otro desinfectante autorizado. Si no se quitan o neutralizan los microorganismos patógenos que se encuentran en las frutas y hortalizas, podrían darse reacciones infecciosas. 2. Líquidos. También debe aumentarse el consumo de agua, ya que el cuerpo necesita una mayor hidratación interior para mantener las reservas de agua en los niveles óptimos. Los deportes, el sudor, y sobre todo el calor, nos deshidratan tanto por dentro como por fuera. Por tanto, es aconsejable beber más de 2 litros de líquidos al día. Beber agua en abundancia o jugos y refrescos no gasificados es bueno para combatir la deshidratación. Hay que tener especial cuidado con los bebés, y ofrecerles zumos y agua con regularidad. 3. Salmonella. El 85% de las infecciones, en esta época del año, suelen estar originadas por la ingesta de alimentos crudos o poco cocinados, así como por consumir más alimentos elaborados con huevos crudos. En esta época del año es mejor comprar la mayonesa envasada. Si se hace en casa, hay que añadir más cantidad de limón y vinagre del habitual para evitar una posible proliferación de la salmonella, un bacilo de la familia de las enterobacteriáceas que aumenta en verano por las condiciones de temperatura, pH y humedad. 4. Carne y pescado Los alimentos como la carne o el pescado deben someterse a un tratamiento térmico suficiente para destruir microorganismos. Cuanto más crudo esté un alimento, mayores probabilidades hay de que pueda producir una infección alimentaria. 5. Bares y restaurantes. Si se come en bares y restaurantes, no es recomendable consumir alimentos expuestos al público fuera de las vitrinas protectoras, que tienen que ser refrigeradas si contienen productos perecederos. 6. Conservas. Durante la época estival se utilizan con más frecuencia alimentos en conserva. Sin embargo, el grado de seguridad de estos productos depende, en gran medida, del envase en que se presentan. Por eso, hay que desechar las latas que estén abombadas, oxidadas o con abolladuras. Es necesario revisar la fecha de caducidad y no es aconsejable consumir su contenido cuando se tiene dudas al respecto. 7. Calorías. Durante la época estival, son frecuentes los desplazamientos por carretera en los que normalmente se suele parar para realizar alguna comida. Es muy importante no ingerir alimentos en exceso, ni con altos valores calorígenos, ya que produciría una pesada digestión y favorecería la somnolencia, aumentando el riesgo de accidentes. 8. Legumbres. Por otro lado, los platos elaborados con legumbres estofadas con productos derivados del cerdo, tales como el cocido y la fabada, no son los más apropiados con el calor. Pero por la riqueza en proteínas, vitaminas y sales minerales, las legumbres no deben ser eliminadas del menú estival. En ensalada es una buena forma de ingerirlas. 9. Cenas ligeras. En las cenas, no es bueno iniciarlas con alimentos muy grasos para que la digestión sea más ligera. Es mejor comenzar con ensaladas o canapés compuestos de vegetales y sin demasiadas salsas. Antes de empezar el plato principal de la cena, un pequeño sorbete de limón ayudará a realizar la digestión posterior. 10. Ensaladas variadas. La ensalada se convierte en la reina de la gastronomía veraniega. En su elaboración puede combinarse gran número de verduras y frutas. También pueden emplearse escabeches templados de pescados y aves, así como diferentes aliños.

Quizás te interese

horchata de valencia

La horchata, mucho más que un refresco

La horchata es una bebida refrescante que se asocia al verano y a la zona …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *