viernes , diciembre 15 2017
Inicio / Decoración / Cómo limpiar el baño paso a paso

Cómo limpiar el baño paso a paso

A parte de una limpieza diaria o cada dos días, hay que realizar una limpieza profunda al menos una vez por semana. Hoy os enseñaremos cómo realizar una correcta limpieza en el cuarto de baño. Empezamos con la bañera o la ducha, eliminaremos los pelos y la arenilla con el agua. Con la ayuda de una esponja y un limpiador, frotamos el esmalte, aclaramos con agua abundante hasta que no queden restos. Si hay muestras de moho o de óxido utiliza desinfectantes con lejía o amoniaco, déjalo actuar durante unos minutos y retíralo con agua. Pasamos al lavabo y al bidet, se limpian igual que la bañera y la ducha. Después de aclarar, puedes empapar un paño con olor a pino o floral y repasarlos. Aportará un olor a frescura. limpiar grifosEn cuanto a los grifos, los limpiaremos con una pequeña escobilla para poder llegar con facilidad a los bordes y retirar restos de hongos y sarro. Cuidado con los paños para limpiar la grifería, no deben de ser rugosos, pueden rayar el material. Dependiendo del material se limpia de una forma o de otra. Los grifos esmaltados o dorados deberán limpiarse con productos específicos para estos acabados. Los cromados, tan solo necesitan ser frotados con medio limón hasta que desaparezcan las manchas. Y por último, los de madera, deben de limpiarse con agua y lejía. Para tener un buen acabado, sécalos con un paño seco para retirar las huellas de agua. El inodoro es el que más está expuesto a bacterias y gérmenes, por lo que es al que más tiempo hay que dedicarle. Una vez al mes limpia el interior de la cisterna con la escobilla, retirando la suciedad que se acumula en las paredes. En cuanto al interior del inodoro utiliza un desinfectante a base de lejía o amoniaco, rocia la taza y deja que actue. Utiliza la escobilla para limpiar los laterales de la taza y tira de la cadena para que corra el agua. Para el exterior utiliza un paño con desinfectante, no te olvides de la tapa y el pie del mismo. Para los espejos, vidrios y mamparas, si son solo manchas de salpicaduras de agua, tan solo necesitarás un limpiacristales común. Si tiene jabón o sarro pegado, primero frotalo con una mezcla de agua y vinagre blanco, déjalo actuar durante 30 minutos y aclaralo con un paño húmedo y sacale brillo con un paño seco. Para finalizar, limpiaremos el suelo. Para ello utilizaremos agua y el producto escogido, escoge el que más te guste y se adapte al material de tu suelo. Hay lugares donde la fregona no alcanza, para ello utiliza un paño humedecido con el producto. Ahora puedes tener tu baño totalmente reluciente.

Quizás te interese

¿Cómo elegir un sofá sin equivocarse?

El sofá no es un mueble más. De hecho, suele ser el mueble más importante …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *