miércoles , octubre 18 2017
Inicio / Decoración / Decoración rústica

Decoración rústica

En los últimos años, la decoración de tipo rústica ha pasado a ser una de las favoritas para muchos. La sencillez, el contraste en los colores, el olor a madera…Qué sentimientos tan poderosos pueden evocar en nosotros, ya sea que seamos aficionados a la ciudad o lo más natural, el estilo rústico es uno que simplemente no puede ser pasado por alto. Al mirar hacia atrás, quizás por nuestros agitados estilos de vida, recordamos aquellos ambientes familiares, llenos de vida en los que se reunía toda la familia para las cenas navideñas, en los cumpleaños, etc. Pues el estilo de decoración rústico busca emular exactamente ese ambiente. Nuestros hogares son nuestro refugio, donde más cómodos deberíamos sentirnos, donde recargamos baterías para el día siguiente y si bien los muebles sumamente lujosos, de piel auténtica o sintética, las cabeceras de materiales sintéticos y los colores como el verde y anaranjado pálido pueden resultar sumamente placenteros a la vista, suelen ser muy fríos, muy secos y no decir mucho sobre nosotros mismos, excepto que nos podemos permitir esos lujos. En cambio, la decoración rústica permite la ilusión de salir de la rutina, un lugar donde verdaderamente dejamos el trabajo en la oficina o donde quiera que trabajemos y donde realmente podemos descansar. Los materiales que se utilizan para este tipo de decoración son realmente sencillos, los cuales son, principalmente: madera, piedra, barro, metal forjado y ladrillos. Sólo hay que imaginar una cocina con asador que tenga una campana para ventilación hecha de ladrillos, con la alacena de madera y las ollas de barro colgado al fondo de la cocina. Una mesa de madera delante para 8 personas hecha totalmente de madera con vista al jardín y con azulejos adornando la cocina. Ésta es la mismísima esencia de este tipo de decoración y es justamente eso lo que nos da la sensación de estar “de vuelta en nuestro hogar.” Muebles sencillos pero elegantes, colores que nos llenen de vitalidad y contrasten a la vista (sin ser demasiado chillantes) como un amarillo tenue, color beige, azul, blanco, grandes puertas de madera y adornos de cerámica son un toque perfecto para complementar este peculiar estilo. Este estilo es de uso muy común en México, famoso por sus pintorescos pueblos llenos de vida y en los que parece que el tiempo no ha transcurrido. Con este tipo de decoración, da la impresión de estar todavía en aquellos tiempos en que todo era más sencillo, en los que palabras como estrés, crisis, inseguridad y desempleo no existían.

Quizás te interese

Lámparas de salón: Encuentra el mejor diseño según tu estilo

La iluminación artificial es imprescindible en cualquier habitación, sin importar la cantidad de luz natural …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *