viernes , noviembre 24 2017
Inicio / Decoración / El armario da la cara

El armario da la cara

Los armarios son uno de los muebles básicos de una casa. Saber elegir, de forma adecuada, el tipo de armario que se necesita para cada habitación y su cerramiento supone tener, prácticamente, ganada la partida al orden. Los armarios juegan un importante papel en el hogar. Su distribución interna es fundamental, pero son su forma, puertas y materiales las que marcan la apariencia de este mueble. Analizar la estructura que más se adecua a nuestras necesidades puede ahorrar espacio y más de un quebradero de cabeza. TIPOS DE ARMARIO Modulares. Son armarios prefabricados. Se venden por módulos de distintas medidas que oscilan entre 45 y 100 cm de ancho. Las medidas aumentan de 5 en 5 cm o de 10 en 10 cm. La profundidad va de 50 a 60 cm. Hay modulares que casi parecen hechos a medida, incluso se adaptan a columnas o esquinas. El interior se puede distribuir según las necesidades. Uno de 145×250 cm, con el interior de melanina y puertas de madera puede costar unos 1500 euros. A medida. Es la solución más cara pero, sin duda, la que mejor se adapta al espacio, incluso a buhardillas o huecos de escalera. Desde que toman las medidas, tardan en instalarlo de 30 a 45 días. Un armario de 250×240 cm de alto, con puertas de cerezo. Empotrados. Son los que se integran a las paredes de la casa y sus medidas vienen dadas por el constructor. No ocupan espacio visual, porque con ellos se aprovecha un hueco de la pared. Si no se quieren cambiar las puertas originales, se pueden pintar o empapelar. Cambiarlas por otras de madera puede suponer un gasto de unos 300 euros. El interior se soluciona como un armario a medida, modular o con accesorios. El revestimiento más normal es el de melanina lisa, que para un armario de 250×240 de alto vienen a costar unos 120 euros. Armarios infantiles. Para los más pequeños, se pueden hacer armarios de sólo 150 cm de alto. La distribución es acorde al tamaño de la ropa infantil. Para aprovecharlo al máximo se pueden colocar dos barras extensibles en sentido vertical, en lugar de la habitual barra horizontal. Armarios de tela. Es una solución muy barata y bastante práctica. La estructura, de obra o de madera, es muy básica y sólo dispone de una barra para colgar. Su cierre en vez de ser mediante puertas es con una cortina. TIPOS DE PUERTA Puertas abatibles. Si el armario tuviera un fondo entre 55 y 60 cm, ocuparán abiertas entre 50 y 70 cm. Por tanto, es de suponer que no son las más apropiadas para una habitación pequeña. Y lo primero que hay que tener en cuenta, a la hora de elegir un armario es que sea cómodo, que para abrirlo no se tenga, por ejemplo, que mover la cama. Puertas plegables. Teniendo el mismo fondo que el anterior, pueden ocupar unos 30 cm cuando están abiertas. Vienen a medir casi la mitad que las abatibles, por tanto serán mucho más cómodas que las anteriores para un espacio limitado. Puertas correderas. Ideales para pequeños espacios, ya que no ocupan nada cuando se abren. Puertas con cortinillas y aspas. Sirven para integrar un armario empotrado en la decoración de un dormitorio. Normalmente las puertas son de cristal. Puertas de persiana. Modernas y actuales. Encajan a la perfección en habitaciones juveniles y en armarios bajo lavabo. Se pueden encontrar tanto abatibles como plegables. Puertas con espejo. Son las que mejor se adaptan a las puertas correderas. La combinación de ambas, es la ideal para una habitación pequeña. Ahora bien, no son recomendables para habitación de niños, ya que son bastante delicadas.

Quizás te interese

Descubre todo lo que puedes lograr al decorar con palets

Aquellas personas que adoran lo natural y siempre están buscando maneras de reciclar para decorar …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *