sábado , diciembre 16 2017
Inicio / Familia / La nueva figura del padre

La nueva figura del padre

Los papeles del hombre y la mujer están cambiando en la vuelta en la familia. Los hombres, conscientes de esta realidad, están empezando poco a poco a cambiar los roles sociales que habían aprendido. Los hombres han cambiado. Ya no sólo se involucran en las tareas domésticas, sino que han tomado conciencia de la importancia de su papel de padres, y como tal, exigen sus derechos.

Cambiando roles sociales

Tradicionalmente se ha considerado a la mujer la responsable de todas las tareas realizadas dentro del hogar, mientras que el hombre era el encargado de traer el dinero a casa. Dentro de esas labores de ama de casa el cuidado de los hijos era una más. Los hombres parecían desentenderse de sus vástagos, al menos hasta que estos cumplían una edad en la que podían empezar a trabajar y a seguir perpetuando los roles y valores en los que habían sido educados: la mujer cocina, lava, plancha, cría a los hijos. Y el hombre, por su parte, trabaja y mantiene a la familia.

La mujer se incorpora al trabajo

Pero el mundo está cambiando: por una parte, la mujer se va incorporando con fuerza en el mercado laboral, y ya nadie duda de que el trabajo realizado dentro del hogar es tan importante como el realizado fuera. En 1997, Julio Trucco, presidente de la Asociación de Nuevos Padres (ANUPA) de Argentina, denunciaba una sentencia judicial que dentro de un litigio por la custodia de dos menores, decía textualmente: “…existe, en mi opinión, algo mas trascendental y es el constante y permanente convivir con su madre, persona que naturalmente está más dispuesta para la satisfacción de las necesidades, fundamentalmente afectivas, de niñas de corta edad…”. Según Trucco, se trataba de un caso de discriminación del hombre, idéntico al que muchas mujeres se encuentran cuando al solicitar ciertos trabajos se les dice que “un hombre está naturalmente más dispuesto para cubrir este puesto”.

Nuevo concepto de sexos

Muchas mujeres divorciadas aprovechan el machismo conservador imperante en algunos estratos sociales y judiciales, para abusar del derecho y transformar al hombre en una víctima de sus sentimientos por los hijos y de su estatus jurídico inferior. Sin embargo esos casos tenderán a desaparecer, ya que el mismo progreso de la sociedad así lo impone. Los valores de género tradicionales están siendo sustituidos por unos nuevos conceptos de femineidad y masculinidad. Son muchos los hombres que descubren en sí mismos aspectos “femeninos”, como la ternura, la paciencia o la dedicación filial. Al mismo tiempo, las mujeres se sienten libres de ser competitivas en su trabajo, independientes y emprendedoras. Esto supone un crecimiento personal para ambos sexos, ya que no se quedan en la simple repetición de estereotipos y tratan de redefinirse en una nueva sociedad.

La paternidad, una experiencia insustituible

Estas transformaciones de hombres y mujeres son las causas de mayor incidencia en el creciente interés de los padres por estar presentes en todos los momentos de la vida de sus hijos. Los hombres adoptan nuevos roles que les acercan a sus hijos y ya no son pocos los hombres que hacen sus compras en supermercados, participan en reuniones de padres en las escuelas, conversan con las maestras acerca de la evolución escolar de sus hijos y cocinan en sus casas para sus familias. Además, no hay que olvidar que el deseo de pervivencia es uno de los más fuertes del ser humano, y en él los hijos juegan la parte más importante. Los padres comprenden que ellos son los que les sucederán, y por tanto en su educación tratan de inculcarles todo aquello en lo que creen. La paternidad supera la simple descendencia y se convierte en trascendencia (aquello que queda más allá), un legado cultural a la siguiente generación.

Quizás te interese

errores al amamantar

Consejos para amamantar a tu bebé

Muchas madres tienen más miedo a la lactancia materna que al propio parto en sí, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *