sábado , enero 20 2018
Inicio / Familia / Mamá vuelve al trabajo

Mamá vuelve al trabajo

Tras el período de baja por maternidad, la mujer trabajadora debe volver a incorporarse a su puesto laboral. Ser madre y trabajadora puede ser compatible, pero requiere de un esfuerzo importante. Para muchas de ellas resulta difícil llevar a cabo esta tarea. La motivación es un factor fundamental. También es importante el apoyo del marido y la facilidad de compatibilizar los horarios de la oficina con las necesidades de los niños. Al inicio de la incorporación laboral, la madre suele tener graves dudas sobre su decisión. Tras pasar los primeros meses junto a su bebé, es difícil el tener que dejarlo para realizar su labor profesional. Es habitual que los primeros días en el trabajo se muestre preocupada, tensa, con problemas de ansiedad, falta de concentración y baja en la productividad. El entorno laboral no está aún preparado para que la mujer que ha sido madre pueda desenvolverse y cumplir con sus funciones en el trabajo y en el hogar de menos dura que en la actualidad. A pesar de las múltiples normativas de los países y las recomendaciones de las organizaciones internacionales, no se ha logrado todavía que sea posible llevarla a cabo. Ignorancia social Para la ex-secretaria de Estado noruega de Asuntos Internacionales y madre de cuatro hijos, Janne Haaland Matlary, esta situación aún está vigente. Dice que ha luchado durante más de diez años para conciliar maternidad y trabajo profesional, sintiendo que me crecía por dentro un enfado al ver que el embarazo y el periodo de lactancia se consideraban interrupciones en la carrera, y al comprobar que nuestras modernas sociedades occidentales ignoran casi por completo el enorme trabajo que supone ser madre y su importancia para la colectividad. Frente a esta postura de la sociedad, Haaland Matlary considera que se debería tener más en cuenta a las mujeres, ya que el trabajo de la maternidad garantiza a la mujer competencias que se muestran útiles en diversas situaciones profesionales. Saber gestionar muchas cosas simultáneamente, ser práctica y versátil, constante, paciente y determinada son consecuencias de llevar una familia. Hay que pensar que la familia es como una pequeña empresa: hay que gestionarla y dirigirla. Buscar atentamente la guardería Las mujeres que necesitan proseguir con su vida laboral deben optar por alguna fórmula que le permita encontrar un medio para el cuidado del retoño. Un gran numero de ellas eligen los jardines de infancia y guarderías en la actualidad. A la hora de decidirse, los padres deben tener en cuenta diferentes valoraciones sobre el modelo de cuidados que es más conveniente. Para ello se debe tener en cuenta las horas que su hijo va a estar en ella, los servicios y cuidados que se le va a prestar y las condiciones del recinto. Mientras dura la primera infancia, los hijos notan considerablemente la ausencia de quienes han estado a su lado. Está comprobado que hasta un bebé de 6 meses responde sensiblemente si se le separa físicamente de su madre. No existen reglas fijas respecto a cuál es el momento adecuado para comenzar, porque aún cuando se trate de un bebé muy pequeño, esto no implica de ningún modo tener que interrumpir la lactancia. Los expertos recomiendan ir acostumbrando poco a poco al niño a esta situación, para que así le sea menos traumática. En buenas manos Claro está que dejarlo en otras manos siempre es una decisión difícil de tomar. Lo mejor para el niño es que la persona que vaya a cuidar de él sea un pariente cercano. Otra solución es contratar a una niñera, pero es importante seguir unas pautas para adaptar al niño a esta situación. Hay que ir aumentando poco a poco la presencia de esa persona en la casa. Este proceso puede hacerse en dos semanas. La madre puede ausentarse de la casa un espacio de tiempo corto, que se irá aumentando paulatinamente. A tiempo parcial Ante todas las dificultades que se les presenta, muchas mujeres prefieren trabajar a tiempo parcial desde la maternidad. A pesar de recibir un sueldo menor, adoptan esta forma laboral porque eso les permite tener cierto tiempo para dedicarse a sus hijos. Por el momento, la mujer sigue manteniendo la responsabilidad de atender la casa y la familia. Según la antropóloga Helen Fisher, la familia se está moviendo hacia lo que se suele llamar matrimonios simétricos, es decir, la unión de dos personas con un mismo perfil: los dos trabajan y las tareas del hogar se reparten. Pese a ello, hoy en día las mujeres todavía cumplen con más trabajo en el hogar, aunque esta posición se está equilibrando. Cuando se desarrolla una actividad laboral, la madre debe cambiar los valores cuantitativos del tiempo dedicado a los hijos por otros cualitativos. El corto tiempo que se dispone para los hijos debe ser compensado por la “calidad” del mismo. Pero es bueno no hacerse trampas: un mínimo de tiempo con ellos es esencial.

Quizás te interese

acoso escolar

Los acosadores en la escuela, enseña a tu hijo a defenderse

Uno de los problemas que más tienen nuestros hijos en los últimos tiempos, el problema …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *