miércoles , octubre 18 2017
Inicio / Familia / Potenciar una afición, una inversión para el futuro de un niño

Potenciar una afición, una inversión para el futuro de un niño

Hoy más que nunca, la sociedad es muy consciente de la importancia de potenciar el talento de los niños al tiempo que potencian un pasatiempo que les gusta y les llena. Todos tenemos múltiples talentos, pero depende de los padres potenciarlos o dejarlos marchitándose en un rincón de nosotros mismos. El problema que ha surgido respecto a esta situación es que muchos padres han interpretado esta necesidad de potenciar los talentos de su hijo como algo obligatorio en lo que el niño no hace falta que tenga ninguna opinión al respecto. Eso crea un gran problema, porque cultivar un talento mediante una actividad que no hace feliz al niño es contraproducente. Por eso, hoy en día son muchos los expertos que además de subrayar la importancia del talento, subrayan la de los pasatiempos. Exploremos brevemente la importancia de los pasatiempos en los niños:  

  • Un pasatiempo es una garantía de que el niño estará siempre ocupado en algo que le llena y le gusta. Permite que el niño esté siempre entretenido y que nunca se aburra; bien puede tratarse de un pasatiempo con alguna aplicación práctica, como estudiar piano pensando en una futura carrera como pianista, o bien tratarse un pasatiempo cuyo único objetivo es entretener al tiempo que se potencian algunas habilidades del niño (por ejemplo, habilidades de concentración siguiendo el ejemplo del piano o habilidades como la coordinación en el caso de deportes, desde el futbol hasta las carreras de coches de radio control).
  • El niño puede decidir hacer carrera de su afición. Siguiendo lo que decíamos en el punto anterior, algunos pasatiempos pueden encaminar al niño hacia una futura carrera profesional. Eso es un punto positivo, ya que el niño puede tener una idea de lo que quiere ser de mayor a edades tempranas; eso sí, los padres deben evitar volcar sus propios deseos en sus hijos y dejarles elegir su futuro libremente.
  • Un pasatiempo da libertad para experimentar. Al contrario de lo que sucede en un trabajo, tener un pasatiempo le da al niño la libertad de equivocarse y experimentar para ir mejorando poco a poco. Así aprenderá la importancia del esfuerzo y de ir mejorando poco a poco.

  Los niños que desarrollan un pasatiempo nunca se van a sentir solos. Es una gran forma de sentirse siempre acompañados, de estar siempre en forma y mentalmente activos. Es posible que los niños empiecen a desarrollar una afición sin ayuda externa; si no es el caso, es importante animarlo a que lo haga. Y por supuesto, no hay que cortarles las alas: hay que dejar que desarrollen su pasatiempo y no obligarles a dejarlo para que dediquen su tiempo a algo aparentemente más beneficioso. No hay que olvidar nunca que la mayoría de los beneficios que conlleva la práctica de cualquier pasatiempo son inmateriales y precisamente por eso, tienen un valor incalculable.    

Quizás te interese

habitacion bebe

Consejos para la habitación de tu bebé

A parte de esperar a tu bebé, creo que ponerte con la decoración de su …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *