sábado , diciembre 16 2017
Inicio / Familia / Reyes o padres
Reyes magos

Reyes o padres

A menudo se entiende que la creencia en los Reyes Magos es uno de los rasgos fundamentales de la infancia, hasta tal punto que muchos adultos hacen lo imposible por sostener esta creencia ante sus hijos. Sin embargo, los niños a menudo han resuelto en enigma mucho antes. La escuela es un lugar donde niños de todas las culturas, clases y edades conviven juntos durante mucho tiempo. Los rumores escolares están, por tanto, a la orden del día. Que si en esa casa ruinosa vive un vampiro, que si el profesor de tal asignatura es batman… los más peculiares frutos de la fantasía se fomentan en un ambiente propicio.

Pero este entorno, que facilita la fantasía y promueve las relaciones, también proporciona al niño una fuente constante de datos y razonamientos. “A mí me han dicho que los Reyes son los padres”, “Yo vi a mis padres colocar los regalos”, “¿Cómo van a poder visitar en una noche todas las casas?”…

Todas ellas son afirmaciones que conforman la cultura escolar y estimulan el razonamiento del niño, empujando al estudiante a unas conclusiones que poco a poco van minando lo que ha venido en llamarse “El Mito Fundamental de la Infancia”. Es decir, la creencia en los Reyes Magos.

Cuándo decir la verdad El cuándo y el cómo decir la verdad a menudo supone verdaderos quebraderos de cabeza. Aparecen muchas dudas, como ¿le arrebatará la inocencia? ¿se enfadará y lo echará en cara? ¿y si no lo comprende?. Estas dudas son normales, pero no deben asfixiar e impedir hacer lo correcto.

Muchos educadores piensan que conviene incluso alargar el “engaño” un poquito. Que el niño viva una importante confrontación de opiniones es muy positivo. Gracias a este dialogo el niño comienza a percibir que las cosas no pueden ser como parecen, y que es importante atender a varias opiniones. De esta forma, pero sin olvidar la realidad particular de cada niño, se puede decir que un buen momento es hacia los 8 años.

El comienzo de las dudas Hacia los siete u ocho años, la realidad del niño sufre una gran transformación. Los padres comienzan a perder peso como modelos y, en cambio, los amigos y compañeros del colegio asumen un papel más importante. Este proceso culminará a los 8 ó 9 años con la formación de la famosa pandilla.

La fe ciega en lo que los padres dicen queda sustituida por lo que los compañeros afirman. Así, hacia esta edad, aparecen las primeras dudas. Por supuesto que no todos los niños cumplen esta norma, pero la inmensa mayoría se ajustan al citado patrón.

Dependiendo de la sensibilidad del niño, estas dudas pueden incluso vivirse como un engaño, propiciando aún más el alejamiento de los padres. Pero esto no es lo más habitual. La inmensa mayoría de los niños comprenden con bastante exactitud lo que ocurre e incluso colaboran en mantener el mito.

Magos que viven fuera de la realidad Pero, ¿cómo ve el niño a los Reyes Magos? Para responder a esta pregunta es preciso hacer un esfuerzo por recordar la propia infancia. Muchos padres piensan que la creencia en los Reyes Magos es un mecanismo fundamental de cara a propiciar un buen comportamiento, gracias a la promesa de los regalos.

Esto es rotundamente falso. La promesa de los regalos se percibe como tan distante y la naturaleza de los Magos es tan irreal y excepcional, que el niño asocia con gran dificultad su conducta y los regalos de Navidad.

Y es que el ambiente que envuelve la tradición de las navidades dista mucho de ser el habitual. Fiestas, comidas familiares, luces de colores, adornos navideños…todo ello conforma una peculiar realidad que dificulta al niño pensar en los Reyes Magos en otras situaciones.

Quizás te interese

errores al amamantar

Consejos para amamantar a tu bebé

Muchas madres tienen más miedo a la lactancia materna que al propio parto en sí, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *