domingo , diciembre 17 2017
Inicio / Salud / Cuidado con lo que se come

Cuidado con lo que se come

Los viajes o un hambre voraz hacen que muchas veces no se planteen dudas ante un alimento en mal estado. La mayoría de las colitis siguen estando causadas por bacterias. Una pequeña contaminación, por pequeña que sea, no es inofensiva ni mucho menos. Poca gente conoce que, en condiciones idóneas, las bacterias de la intoxicación alimenticia se dividen para doblar su número cada 20 o 30 minutos. De este modo, es posible que una célula llegue a los dos millones en siete horas, y a siete mil millones en doce, sin olvidar que algunas sufren un proceso multiplicador mucho más rápido. Una célula no hace daño, pero millones de células constituyen una gran calamidad. Aunque la mayoría de la gente se recupera de las intoxicaciones alimenticias, no hay que olvidar que éstas pueden ser mortíferas, sobre todo, frente a niños y ancianos. Higiene y precauciones Por muy limpios que seamos, las bacterias de la intoxicación alimenticia pueden entrar en casa por otros conductos. La salmonella, en particular, está en muchos productos animales y puede pasar desde los intestinos de los fiambres y otros productos cárnicos ya cocinados de un carnicero que no tenga los productos y utensilios completamente separados; de hecho, servidos por dependientes diferentes. En temperaturas idóneas, las bacterias se multiplican muy bien en la carne, aves, pescados, mariscos, los productos lácteos, huevos, arroz y cualquier componente alimenticio que acompañe a éstos. Queda muy claro, entonces, que no hay que dar a las bacterias la oportunidad de entrar en contacto con los alimentos. Consecuentemente, la mejor herramienta contra las intoxicaciones es el frigorífico. CONSEJOS Se debe enfriar la comida lo más rápidamente posible. En cuanto se enfríe, se deben meter los alimentos en el frigorífico. Cuando la comida no se esté consumiendo, hay que guardarla bien el el frío, pero todo el tiempo. No se debe recalentar y enfriar una comida. Es aconsejable calentar sólo la cantidad necesaria. El resto, hay que guardarlo, en porciones manejables en el frigorífico o en el congelador. Proceso de descongelación. Además, si fuera posible, descongele carne y aves en el refrigerador o en el microondas, pero no las deje durante horas en una cocina caliente. Recuerde, que ni la refrigeración ni la congelación matan las bacterias; puede que el frío no las permita multiplicarse, pero cada vez que el alimento esté en contacto con el calor, comienzan a hacerlo otra vez. La higiene empieza por uno mismo. En primer lugar, lávese las manos antes de manejar los alimentos, sobre todo cuando se ha pasado pòr el servicio, tocan focos de infección como granos o cortes, usado un pañuelo, o tocado la nariz o animales domésticos. También hay que incrementar las precauciones si se ha manejado carne cruda o pescado o realizado trabajos sucios. Cuidado con los alimentos crudos. A su vez, no debe permitir que la carne cruda ni el pescado entren en contacto con otros alimentos que estén depositados en el mismo frigorífico. También se evitará, en la medida de lo posible, que estos alimentos goteen sobre otros. Por último, la carne cruda y el pescado no deberán tocar los utensilios de cocina que más tarde se usarán para comidas ya preparadas, sin antes lavarlos. Precaución con la mascota. Si posee un animal doméstico, debe evitar que contamine los alimentos. Para ellos hay que tenerlos siempre muy bien tapados. Ni que decir tiene que ésta medida se reforzará en el caso de detectar moscas, cucarachas u otros insectos.

Quizás te interese

fibrilacion auricular

Fibrilación auricular, síntomas y tratamiento

La fibrilación auricular es el trastorno más frecuente del corazón. Este trastorno se produce cuando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *