domingo , septiembre 24 2017
Inicio / Salud / El masaje, algo más que un placer
masajes

El masaje, algo más que un placer

Las manos de los masajistas se han convertido en uno de los bienes más apreciados. Éstas, a través de una técnica cultivada y un conocimiento profundo del cuerpo, alivian dolencias corporales y eliminan el estrés. Llegan a proporcionar una grata sensación de bienestar y relax. Los masajes gozan de gran prestigio y admiración en nuestra sociedad. Sin duda alguna, se lo han ganado por mérito propio. Es un milagro que permite a quien lo recibe, pasar de un estado de estrés y dolencia a un estado total de alivio, curación y placer. El masaje es una forma de comunicación que permite al masajista conocer el estado tanto físico como psíquico de la persona a la que está tratando. Este código comunicativo ayuda al masajista aplicar las técnicas más adecuadas para aliviar las posibles dolencias. Las técnicas más conocidas y al mismo tiempo eficaces son el roce superficial, la fricción, el amasamiento, el estiramiento, la percusión, el pellizcamiento y la vibración mediante aparatos. Origen El término masaje empezó a utilizarse, tal y como se conoce actualmente, alrededor de 1800. Pero el origen de este término se remonta a la Grecia Antigua. Esta civilización utilizaba el término massien. Los árabes posteriormente utilizaron la palabra mass para referirse a esta práctica. Sin embargo el origen de los masajes es muy anterior a estas civilizaciones. A través de textos escritos, se ha conocido que los chinos en el 3000 a.C. ya practicaban los masajes. Igualmente, en un marco geográfico muy distinto, los egipcios desarrollaron técnicas de masaje. Por su parte, la India hacia el 2000 a.C. utilizó las fricciones con fines curativos. Posteriormente, en la etapa helénica y en la romana se siguieron practicando los masajes con un fin terapéutico. Así, poco a poco, los masajes han ido evolucionando hasta nuestros días. TIPOS DE MASAJE En la época actual y gracias a la recopilación de las técnicas utilizadas hasta el momento, tanto por chinos como por hindúes, egipcios, griegos o romanos, se pueden encontrar variedad de técnicas y tipos de masajes. Básicamente los distintos tipos de masajes manuales se concentran en tres grupos. El quiromasaje tradicional, que consiste en su aplicación directa sobre los músculos de todo el cuerpo. Los masajes reflejos, que son presiones realizadas en partes del cuerpo alejadas del órgano sobre el que se quiere actuar y ayudar. El más conocido dentro de esta categoría es el masaje podal, que se basa en la existencia de puntos en las plantas de los pies relacionados con los órganos vitales del cuerpo. Presionándolos de una forma adecuada se logran grandes beneficios en órganos dañados o en su buen mantenimiento. El masaje oriental, también conocido como energético, utiliza técnicas como la acupuntura o la digitopuntura, que consiste en insertar agujas o dedos en puntos que conectan con los órganos vitales. Bajo este masaje convive la creencia de que absolutamente todo tiene dos posiciones antagónicas y la asociación de los cinco elementos (madera, tierra, agua, fuego y metal) a órganos vitales. El automasaje, que consiste en la aplicación de masaje a uno mismo. El milagro de la curación Aunque, en ocasiones resulte difícil de creer, los masajes, además de ser una fuente de placer, alivian dolencias de columna vertebral, contracturas, celulitis, esguinces y distensiones, artrosis y artritis, luxaciones, arterioesclerosis, obesidad, afecciones de hígado, gases y estreñimiento, varices, parálisis, neuralgias, bronquitis, traumatismos y lesiones articulares. Favorece también el buen desarrollo del embarazo.

Quizás te interese

¿Qué significa la citólisis? ¿A quién puede afectar?

La gran cantidad de palabras en el mundo de la medicina que existen para describir …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *