domingo , octubre 22 2017
Inicio / Salud / El Yoga también es para los niños

El Yoga también es para los niños

El yoga es una técnica que ayuda a relajar y controlar mejor el organismo. Algunos ejercicios están especialmente indicados para niños. Practicar el yoga como si fuera un juego, puede ayudarles a relajarse y a ampliar su capacidad de concentración. El yoga ayuda a adultos que desean ganar serenidad, aprender a relajarse o mantener su cuerpo sano y joven. Pero, también los niños pueden obtener beneficios del yoga . Aunque los niños tienen en su contra la inmovilidad que exigen los ejercicios de yoga, existen algunas posturas especialmente ideadas para los más pequeños. Cada postura se debe aguantar hasta que le resulte incómoda. Los siguientes ejercicios ofrecen diferentes resultados. EL LEÓN Postura. El niño debe sentarse sobre los talones con las manos apoyadas en el suelo, junto a las rodillas. Debe mantener la boca abierta con la lengua sacada y emitir un rugido que imite al león. Los ojos deben mirar al techo y tiene que respirar con normalidad. Beneficios. Mejora el timbre de voz, combate el mal aliento y ayuda a mejorar el dolor de garganta, siempre y cuándo no haya irritación. Está indicado en niños con cierta tartamudez. EL MIRLO Postura. El niño debe agacharse y poner las manos entre los pies, con los dedos estirados. Los codos se tienen que situar entre las rodillas. A partir de esta postura, debe apoyar todo el peso de su cuerpo sobre las manos, levantando la cabeza y los pies. Es preferible realizar el ejercicio con un cojín debajo, por si se cae. Beneficios. Fortalece los brazos, las manos y las muñecas. Desarrolla el equilibrio y aumenta la capacidad de concentración. También potencia la imaginación. EL LORO Postura. Debe sentarse con las piernas cruzadas, colocando los pies sobre las pantorrillas. Las palmas de las manos se apoyan sobre las rodillas y miran hacia el techo. Deben unir el dedo índice y el pulgar. Beneficios. Aumenta la flexibilidad de las piernas y de los tobillos, por lo que se evitan lesiones y torceduras. LA CIGÜEÑA Postura. Para imitar este animal, el niño debe situarse de pie con las piernas y los pies juntos. Doblar la rodilla izquierda, hacia atrás y sujetarla por el tobillo también con la mano izquierda. Levantar el brazo derecho y mantenerlo bien recto. El ejercicio debe repetirse con el otro pie. Beneficios. Da fuerza y energía, desarrolla en sentido de equilibrio. También estira la columna y la endereza. EL AGUILA Postura. Situado de pie, se levanta la pierna derecha y se enrolla por detrás de la izquierda, que está ligeramente flexionada. Después se apoya el codo izquierdo en la parte interior del derecho, también a la altura del codo. La mano derecha debe sujetar el dorso de la izquierda y, a continuación, apoyar la barbilla en ellas. Para mantener mejor el equilibrio, se tiene que fijar la vista en un punto. Beneficios. Favorece el equilibrio, la concentración y la coordinación. EL SALTAMONTES Postura. Tumbado boca abajo, con la barbilla apoyada en el suelo y los brazos estirados a lo largo del cuerpo, se levanta la pierna izquierda y se mantiene estirada mientras se apoya la rodilla sobre el pie de la otra pierna que permanece doblada. Beneficios. Fortalece la musculatura lumbar, el tronco y los brazos, previene la obesidad y tonifica el sistema nervioso. LA RELAJACIÓN Postura. El niño debe estar tumbado en el suelo, boca arriba con las piernas y brazos separados del cuerpo y los ojos cerrados. A partir de ahí, se le debe ir nombrando cada parte del cuerpo que se quiere relajar, empezando por los dedos de los pies y acabando por la cabeza.

Quizás te interese

Alimentos ricos en fósforo

Prestarle atención a los alimentos que conforman nuestra rutina alimentaria no está del todo fuera …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *