Lunes , Agosto 21 2017
Inicio / Salud / Flatulencias, ¿Sinónimo de vergüenza?

Flatulencias, ¿Sinónimo de vergüenza?

Primero que nada vamos a explicar cómo es que se producen estos peculiares e incomprendidos efectos de la digestión. Existen dos formas posibles de que se produzcan las flatulencias o gases y son: 1 por lo que ingerimos, que, durante el transcurso del alimento por los intestinos, se generan dada la acción de algunas bacterias. 2 por los gases que ingerimos, ya sea en los propios alimentos o por tragar aire involuntariamente. La primera condición aumenta significativamente durante el embarazo, ya se hablará de ello más adelante. Cuando los gases no son expulsados en un periodo prolongado de tiempo, es normal se empiece a sentir el vientre hinchado, ya que los gases oprimen directamente la zona del abdomen. ¿Cómo se generan los gases a partir de la comida que ingerimos? Algunos alimentos contienen carbohidratos muy complejos, tales como la fructosa y la lactosa. Como son muy difíciles de digerir, no se alcanza a descomponer todo lo que se consume antes de que llegue a los intestinos, por lo que nuestro sistema digestivo delega esta tarea a las bacterias que habitan allí y que se alimentan de estos complejos compuestos. Las bacterias, al descomponer estos alimentos, suelen producir gases como el metano y algunos otros derivados del sulfuro, sustancia con olor a “huevos podridos” y principal responsable del mal olor de las flatulencias. Los gases que ingerimos también a su vez suelen servir como alimento para otras bacterias, las cuales también pueden producir más gas durante su propio proceso de digestión. Además, alimentos grasos pueden aumentar la producción de flatulencias, ya que retardan la digestión porque su descomposición es mucho más lenta en relación a otros alimentos. Al hablar de descomposición no es lo mismo que putrefacción, sino en el sentido de que un compuesto muy complejo se “descompone” para dar lugar a uno mucho más simple para ser asimilado por el cuerpo. Durante el embarazo, el desequilibrio hormonal, particularmente de una hormona conocida como progesterona, aumenta significativamente y una de las funciones de esta hormona en el cuerpo tiene como consecuencia precisamente retardar la digestión, lo que provoca una cantidad más grande de lo normal de flatulencias en una persona. Aún así, una persona suele liberar alrededor de 20 flatulencias en un día, así que nadie se salva en este sentido. Posteriormente, más avanzado el embarazo, el útero oprime aún más el estómago, retardando aún más la digestión y lo que en consecuencia provoca más flatulencias y mayor sensación de vientre hinchado.

Quizás te interese

Cómo bajar la tensión arterial

Para sentirnos sanos y en perfecta condición física, no hace falta simplemente enfocarnos en lo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *