miércoles , diciembre 13 2017
Inicio / Belleza / La caspa: Más que un problema capilar

La caspa: Más que un problema capilar

A muchas personas alguna vez le ha pasado que cuando se pone una chaqueta o chaleco negro, aparecen sobre sus hombros unas manchas blancas que caen desde la cabeza. En ese momento, se empiezan a preguntar: ¿de dónde salió esto?, ¿qué hago ahora?. Pues bueno, aquí les damos algunas respuestas al problema. Generalmente se piensa que la caspa es un problema capilar, en gran medida, porque la manifestación física de esta enfermedad se presenta en el cabello. Sin embargo, tanto sus causas como síntomas se presentan en la piel que recubre el cráneo: el cuero cabelludo. Varios estudios, en los cuales se hace énfasis en la prevalencia de las enfermedades dermatológicas, revelan que entre las 18 más comunes, la caspa es la tercera que afecta en mayor proporción a los ciudadanos, sobrepasada ligeramente por algunos tipos de acné. La cifra revela que el 2.82% de la población la padece. Su término científico es “dermatitis seborrea” , una inflamación de la piel. La caspa, entonces, es una manifestación visual de esta enfermedad. Causas de la caspa La etiología o causas de la caspa se han centrado en varios aspectos, sostiene el experto en enfermedades de la piel Frank Parker. Aunque no existe una única causa de la seborrea ni se han identificado precisamente todos los posibles causantes, la ciencia ha avanzado en este camino: · Puede deberse a que se presenta en las áreas que tienen altas concentraciones de glándulas seborreas. La insuficiente actividad de éstas o, por el contrario, la sobreproducción, puede crear escamación de la piel y cabello quebradizo, o grasa, respectivamente Puede presentarse en conjunción o como consecuencia de otras enfermedades como Parkinson, apoplejía o SIDA, sostiene Parker. Algunas de las causas que pueden favorecer la aparición y la proliferación de la caspa se atribuyen, según el experto, a la fatiga creciente, el estrés o los problemas digestivos. Análisis científicos revelan que el pityrosporum, un pequeño hongo, puede crecer en la cabeza, haciendo la dermatitis más persistente. Proceso y manifestaciones La caspa es una enfermedad cutánea, se puede comprender al conocer los ciclos de la piel. La piel del cuero cabelludo, al igual que la de todo el cuerpo, se renueva cada 20 ó 30 días. Se trata de un proceso natural que permite explicar el origen de la caspa en la aceleración de este proceso, acompañada de un desequilibrio de la flora microbiana, que da lugar a la caspa, lo que provoca una descamación excesiva del cuero cabelludo, asociada con frecuencia a irritaciones. Cuando esto sucede, se produce la alteración denominada caspa. La que constituye un verdadero problema estético y que requiere urgente de algún tipo de tratamiento. La caspa se presenta no sólo en la cabeza, sino que pueden ocupar otras áreas pilosas como la mitad de la cara, el bozo, las cejas conductos auditivos, axilas e ingle, manifestadas como placas descamativas inflamatorias, amarillas y grasosas

Como quitar la caspa

La base de los tratamientos de la caspa es la utilización de champús antiseborrea. Aunque es difícil de prevenir y no existen tratamientos que eliminen algunas de las causas, quienes han presentado esta enfermedad o ven que se presentan algunos de los síntomas -aunque sea de manera leve- pueden tratar su cabello como si tuviesen caspa. En este sentido, los champús deben contener los siguientes elementos: Ácido salicílico, alquitrán, azufre y sulfuro de selenio. Estos deben utilizarse diariamente, según las recomendaciones de los dermatólogos. En algunos casos, la seborrea tiene una dimensión de inflamación tal, que se requieren tratamientos más fuertes, siempre bajo la supervisión de un especialista. Tópicos que tienen entre un 1% y un 2.5% con hidro-cortisona, por ejemplo, es uno de los tratamientos relatados por el Tratado de Medicina Interna de Cecil, al cual se hizo referencia. Sea cual sea el tipo de caspa y el origen de ésta, las soluciones o precauciones también pueden provenir de la medicina natural, especialmente cuando es leve. En todo caso, se debe consultar con un especialista médico. · Dieta: Algunos médicos, relata García, aconsejan, por ejemplo, dietas especiales ricas en vitaminas del grupo B y beta caroteno, la que puede ayudar a estabilizar el cuero cabelludo. La ingestión de mariscos, carnes rojas, cacahuetes y semillas de girasol puede contribuir, en el mismo sentido, para contrarrestar la ausencia de zinc, uno de los generadores de la enfermedad. También los ácidos grasos esenciales (presentes en pescados como el salmón, la sardina, el arenque o la trucha) son muy útiles para evitar la sequedad del cabello. · Cuidado del cabello: García destaca los errores que hay que evitar, tales como: Interrumpir bruscamente un tratamiento anticaspa. Utilizar un champú mal adaptado. Abusar de permanentes o de tintes. Adquirir el hábito de pasarse la mano por el cabello o, peor aún, de frotarse sin cesar el cuero cabelludo. Y recomienda las actitudes que hay que adoptar: Enjuagar bien el cabello tras cada aplicación de champú. Preservar la forma física general. Mantener una alimentación equilibrada.

Quizás te interese

fibrilacion auricular

Fibrilación auricular, síntomas y tratamiento

La fibrilación auricular es el trastorno más frecuente del corazón. Este trastorno se produce cuando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *