jueves , enero 18 2018
Inicio / Salud / Los antioxidantes y la salud
antioxidante

Los antioxidantes y la salud

Los famosos antioxidantes no son nuevos, solamente que apenas se estudian sus increíbles propiedades. Algunos ya eran famosos desde hace mucho, como las vitaminas y algunos primos menos conocidos, los aceites esenciales.

Se trata de sustancias muy fáciles de “oxidar”, una reacción química que por lo general cambia por completo las propiedades de la sustancia original. En los seres vivos estos cambios pueden ser nocivos. La pregunta que sigue sería, si se oxidan más fácilmente, ¿por qué consumirlos?

Cómo funcionan los antioxidantes

Para responderlo más fácilmente, hagamos una sencilla pregunta: ¿qué requiere más energía, arreglar nuestra habitación o dejarla tal cual está? La respuesta es dejarla como esta, ya que no necesitaríamos invertir energía en levantar y acomodar nada. Con los antioxidantes sucede algo similar, siempre se oxidarán primero y nos protegerán que se oxide nuestro cuerpo. Es decir, mientras tengamos antioxidantes, se oxidarán estos, pero no nuestro cuerpo hasta que se terminen.

En las reacciones de oxidación (óxido reducción para ser precisos) en las que se tienen dos sustancias que puedan oxidarse, siempre se oxidará la que sea más fácilmente oxidable, dejando a la otra relativamente “intacta” hasta que se consuma la primera.

Dónde encontramos los antioxidantes

Los antioxidantes son un tanto complicados de manejar. Algunos de ellos, especialmente las vitaminas, no son solubles en agua sino en grasas (lípidos, aceite, etc.) mientras que otros son solubles en aceites y grasas, pero no en agua. Además, estas se degradan o descomponen a altas temperaturas y pueden oxidarse antes de tiempo (si ya están oxidadas, no nos protegerán contra la oxidación). Las que sean solubles en aceite quedarán contenidas en el aceite que generalmente se desecha tras freír los alimentos, lo mismo con las que sean solubles en agua ya que el agua se descarta al realizar la cocción.

Las manzanas rojas, el café en grano, las frutas y verduras de color rojo, verduras verdes como la albahaca, espinacas, etc. son fuentes importantes de antioxidantes. En la medida de lo posible, para aprovechar al máximo sus propiedades, deben consumirse sin tratamiento alguno, excepto una buena lavada.

Quizás te interese

limpieza de cara

Cómo realizar una limpieza de cutis casera

Realizar una limpieza de cutis casera una vez por semana es imprescindible para cuidar la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *