martes , diciembre 12 2017
Inicio / Salud / Los triglicéridos y la alimentación

Los triglicéridos y la alimentación

La hipertrigliceridemia está muy relacionada con la alimentación que se lleva. Algunos productos elevan el nivel de triglicéridos, mientras que otros los disminuye. Por eso es tan importante controlar la dieta cuando se padece la enfermedad. De entre todas las enfermedades que se asocian a la alimentación, la hipertrigliceridemia es una de las más desconocidas por la mayoría de la población. Los niveles altos de colesterol o de lípidos son más ‘populares’, a pesar de que tener los triglicéridos altos es igualmente peligroso. Por eso es tan importante vigilar ese dato, así como la alimentación que se lleva día a día. Del mismo modo, se debe tener en cuenta que consumir determinados productos puede tener como consecuencia el aumento del nivel de triglicéridos. La dieta que procede del mar El azúcar refinado, la harina refinada, los frutos secos y el alcohol (en especial cuando es ocasional), son algunos de esos alimentos que contribuyen a aumentar el nivel de triglicéridos. Del mismo modo, existen los que contribuyen a reducir ese nivel. Se dice que la mejor dieta es la comida que procede del mar. Los estudios así lo demuestran. Según una investigación realizada por la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón, una dosis diaria de aceite de pescado puede llegar a reducir los triglicéridos en más de un 50%. Ese nutrimento se localiza en alimentos como el salmón, la caballa y las sardinas. La Universidad de Washington llevó a cabo un estudio en el que los hombres sustituyeron su fuente habitual de proteínas -carne, huevos, queso y leche- por marisco, dos veces al día. Los resultados fueron reveladores; las almejas redujeron los triglicéridos en un 61%; las ostras, en un 51% y los cangrejos, en un 23%. El tratamiento más adecuado Cuando se presenta un problema de este tipo en un paciente, lo normal es que se comience el tratamiento cuidando especialmente la alimentación. Para empezar, se suele recomendar que el paciente pierda peso, ya que a veces con esa sencilla medida se consigue bajar el nivel de triglicéridos. Además, se debe reducir la cantidad de azúcar ingerida, así como limitar la ingesta de grasas a menos del 30% del total de calorías diarias. El alcohol también debe desaparecer de la dieta del enfermo. Por el contrario, es importante aumentar la cantidad de pescado que se coma, de modo que debe estar presente en la dieta, al menos dos veces a la semana. ¿Por qué se relacionan con la alimentación? La razón de que estén tan relacionados los triglicéridos y la alimentación es sencillamente que éstos son el principal tipo de grasa transportado por el cuerpo a través de la sangre. Después de comer, durante la digestión, el organismo digiere las grasas de los alimentos, los triglicéridos de estos se desdoblan y se reconstruyen en las células de las paredes intestinales, antes de pasar al torrente sanguíneo. Así, son utilizados para dar energía o para ser almacenados como grasa. De cadena larga y corta De entre los tipos de triglicéridos que existen, los de cadenas medias son más favorables al organismo. Y es que se digieren, absorben y metabolizan mejor que los de cadenas largas. Estos últimos constituyen la parte fundamental de nuestros aportes alimentarios lipídicos. Son muy abundantes en nuestra alimentación, ya que se encuentran en las grasas animales y vegetales Los de cadenas largas (TCL) cuentan con un número de átomos de carbono en los ácidos grasos superior a 14, mientras que los de cadenas medias varían entre 6 y 12. Por eso se digieren de manera muy distinta. Los TCM están indicados para la mala digestión, así como en las deficiencias biliares y en las pancreáticas.

Quizás te interese

fibrilacion auricular

Fibrilación auricular, síntomas y tratamiento

La fibrilación auricular es el trastorno más frecuente del corazón. Este trastorno se produce cuando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *