sábado , enero 20 2018
Inicio / Salud / Medicina clínica vs medicina alternativa
medicina clinica

Medicina clínica vs medicina alternativa

En la actualidad, estamos muy acostumbrados a la medicina clínica. Cuando se tiene alguna enfermedad o se sospecha de la misma, acudimos al médico. Los médicos estudian lo que se conoce como medicina clínica, científica o alopática. Por otro lado, toda la medicina que no puede pasar los rigurosos estudios científicos a los que son sometidos los medicamentos, procedimientos, métodos y conocimiento en la medicina alopática se conocen como medicina alternativa.

¿Significa esto que la medicina alopática es la única y verdadera opción? ¿Significa lo contrario y que los laboratorios tienen un complot en nuestra contra para ganar dinero? La realidad es que no, se trata de algo mucho más complejo que abordaremos a continuación.

¿Cómo surge la medicina científica o alopática?

Los griegos rescataron un poco de conocimiento de los egipcios y a su vez la civilización moderna rescató mucho de los griegos. En algún punto nos percatamos que mucha de esta información era muy valiosa y tenía efectos muy benéficos, así que se estudió a fondo. Conforme avanzó la ciencia y la tecnología, avanzó también este conocimiento. En cierta forma, la medicina alopática surgió de medicina alternativa.

¿Por qué se considera la medicina alternativa como opción válida?

En esencia, porque surgen del mismo lugar. Para la medicina científica se optó por estudiar a fondo cada componente de las plantas medicinales y se determinó qué componente es el que producía la mejora, llamado principio activo. Esto vino a solucionar la problemática de cortar una planta y esperar a que volviese a crecer naturalmente; en lugar de eso, simplemente se obtiene el mismo componente, se coloca en alguna vía de administración eficaz y se comercializa.

Entonces, ¿habrá alguna diferencia entre consumir el principio activo en una gragea que directamente de la fuente? Sí, puede haberla. El problema es que puede ser para bien o para mal, ya que la diferencia radica en que con la medicina alopática se estudiaron a detalle los efectos secundarios y con la planta en sí misma no tenemos garantía alguna. Se estudió alguna vez, pero hace mucho, en los inicios de la medicina científica (recordar que en aquellos tiempos las muertes por sobredosis eran cosa de todos los días). Por otro lado, los medicamentos no funcionan igual para cada persona, existen efectos secundarios e incluso casos en los que el medicamento no sirve para nada. Se puede argumentar, y es totalmente válido, que al medicamento le falta algo esencial que la planta poseía y el medicamento ya no; sin embargo, estos casos son muy poco comunes, ya que los medicamentos deben funcionar para la mayoría, aunque no necesariamente para todos.

Quizás te interese

limpieza de cara

Cómo realizar una limpieza de cutis casera

Realizar una limpieza de cutis casera una vez por semana es imprescindible para cuidar la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *