martes , septiembre 26 2017
Inicio / Salud / Menos kilos y más bronceado

Menos kilos y más bronceado

La zanahoria apenas aporta calorías. Tan sólo 27 por cada 100 gramos. Por ello es un alimento perfecto para organizar una dieta adelgazante. Con la zanahoria desaparece el miedo a las carencias, la ansiedad o la monotonía de la dieta. Además, la piel lo agradecerá. Los menús de la dieta de la zanahoria contienen 1.300 calorías cada uno. Estas se reciben de forma equilibrada a través de sus proteínas (16%), las grasas (26%) y los hidratos de carbono (55%). Además, a ellos se unen las propiedades de la zanahoria. Así se puede llegar a adelgazar del orden de tres a cuatro kilos en un mes. Duración Esta dieta debe seguirse durante dos meses. En el primero se adelgazan esos tres o cuatro kilos. En cambio, en las segundas cuatro semanas el plan es menos restrictivo pues el objetivo no es perder kilos sino mantener el peso conseguido. El segundo plan suma 1.600 calorías. Se reparten de forma similar a la primera parte de la dieta. Un 17% para las proteínas, 27% para grasas y 56% de hidratos de carbono. EL PLAN ADELGAZANTE Lunes. Se comienza desayunando una taza de leche y tomando a media mañana 200 ml. de zumo de zanahoria. A la hora de comer, espaguetis con atún (60 gramos de pasta y 80 de atún) junto a 150 gramos de zanahoria cruda con un poco de aceite de oliva y unas gotas de limón. Dos kiwis para el postre. La cena se compone de croquetas de patata y zanahoria. Martes. Se desayuna una taza de café y el tentempié consiste en 125 ml. de yogur desnatado. Conchas de pasta rellenas de zanahoria y 150 gramos de las mismas cocidas, con una cucharada de aceite para comer, repitiendo el postre del lunes. Se merendarán 150 gramos de zanahorias crudas y estas deberán tomarse cocidas en la cena, junto a 100 gramos de pechuga de pollo salteadas con cerveza. Miércoles. El desayuno será un yogur desnatado, dejando la taza de café para tomarse a media mañana. Cincuenta gramos de carne guisada con cebolla, tomate y zanahorias al curry para comer, con una naranja de postre. Un batido hecho con 200 ml. de leche desnatada y 200 gramos de manzana para merendar. Y en la cena, una crema de zanahoria y calamares con vino blanco. Jueves. Se desayunará un capuchino con leche desnatada, tomándose una taza de té como tentempié entrada la mañana. Se almorzarán unas alcachofas con arroz, mientras que en la merienda se deberán tomar 200 gramos de dulce de zanahoria. Por la noche, 100 gramos de queso blando con una ensalada de patata y zanahoria y 150 gramos de plátano. Viernes. Se desayuna fruta, más concretamente una manzana. 200 ml. de zumo de zanahoria antes de comer y a la hora de almorzar, pasta con calabacín, 130 gramos de lomo de trucha al horno y zanahorias marinadas (cocidas y con guindilla, ajo y hierbas aromáticas). Se merienda yogur y se cenan zanahorias hervidas junto a berenjenas, puerros y verduras mixtas. Sábado. Comienza con un batido de fruta y yogur desnatado para desayunar. El tentempié consistirá en una taza de infusión de hinojo. A la hora de comer toca pasta con queso fresco, tomate crudo y una ensalada de lechuga y zanahoria. Se merendarán 50 ml. de leche desnatada y la cena consistirá en un molde de zanahorias (cocidas junto a unas patatas en puré), 100 gramos de escalopines de pavo enharinados y salteados al limón junto a unas zanahorias crudas. De postre, 200 gramos de fresas. Domingo. Se desayuna un yogur desnatado a las frutas y algo más tarde, una taza de café. Para comer, arroz a las hierbas, 100 gramos de conejo a la parrilla y zanahorias en agridulce, es decir, cocidas con aceite sofrito y azúcar mezclado. Para la merienda, 200 gramos de manzana y en la cena 60 gramos de jamón cocido, 150 gramos de zanahorias en ruedas salteadas, cebolla y perejil y dos kiwis de postre. EL PLAN DE MANTENIMIENTO En las siguientes cuatro semanas el objetivo ya no es perder peso sino mantenerlo. Por tanto, la cantidad de los alimentos que se toman en cada ración aumenta un poco. Las zanahorias, crudas y en zumo, tendrán una presencia cotidiana. La pasta protagonizará la mayoría de los platos (en almuerzos y cenas) por tres razones fundamentales. La primera es que llena, ofrece una sensación de saciedad y no se tiene hambre. También por su elevado factor nutritivo y por último, porque mantiene el ánimo de quien realiza la dieta, para que no la acabe abandonando.

Quizás te interese

¿Qué significa la citólisis? ¿A quién puede afectar?

La gran cantidad de palabras en el mundo de la medicina que existen para describir …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *