Miércoles , Agosto 23 2017
Inicio / Salud / Reiki: Canalizando la energía

Reiki: Canalizando la energía

El Reiki es una ciencia médica espiritual de sanación. Se trata de un derivado de diversos sistemas de meditación, como el Tai Chi y el Yoga, a través de los cuales no sólo se puede sanar físicamente, sino también psíquica y espiritualmente. Según la filosofía oriental, toda enfermedad antes de manifestarse físicamente, tiene un origen anímico. Cuando el espíritu y la mente no están sincronizados afecta a todo el organismo y comienzan los síntomas de la enfermedad. Esto quiere decir que si se enferma, lo que se ha perdido es la capacidad de sanarse a sí mismo. La energía Reiki fluye de las manos del sanador actuando en todas las dimensiones del ser humano. Se trata de una energía cósmica universal que define la fuerza existente en el interior de cada persona, su frecuencia actúa sobre todas las demás energías que se encuentra, y es que cada forma de vida tiene su propia energía vital. En numerosas épocas y civilizaciones el ser humano ha curado imponiendo las manos, confiando en la canalización de energías positivas y sanadoras. Explicar la naturaleza del Reiki es como intentar describir el amor, una sensación que sólo puede ser comprendida a través de la experiencia. Uno de sus precursores lo comparó con los principios de la radio una energía que atraviesa el espacio sin alambres y que puede ser contactada, una energía universal ilimitada Utilidades del Reiki Además de revitalizar tanto el cuerpo, como el alma y la mente, y de restablecer el equilibrio y el bienestar mental y espiritual, puede estimular la capacidad natural del cuerpo de autosanarse. Limpia el cuerpo de toxinas y equilibra todas las energías corporales, liberando la energía bloqueada en el cuerpo además de lograr un estado de relajación total y paz interior. Se pueden aliviar dolores musculares, liberar emociones reprimidas, aumentar el nivel energético y anímico, rejuveneciendo todo el organismo. También se puede llegar a descubrir el origen del malestar del cuerpo y la mente llegando así a la raíz del problema. Después del tratamiento se rebosa salud física y mental, yendo ésta en aumento cuanto más se recibe o canaliza esta fuerza universal. Efectos curativos Se puede decir que no hay situación en la que no pueda aprovecharse esta fuerza vital universal, ya que actúa a todos los niveles y en todas las enfermedades. Disfunciones metabólicas, dolores agudos y crónicos, enfermedades degenerativas, bloqueos energéticos, tensiones musculares y nerviosas, estados de perturbación emocional, depresión y falta de vitalidad, nerviosismo, insomnio o estrés. Para otro tipo de patologías como alergias o asma, ayuda a aliviar sus síntomas, llegando incluso a erradicarlas. En caso de fracturas, heridas o quemaduras puede llegar a acelerarse el proceso de recuperación, también puede servir como ayuda a la hora de paliar los efectos de la quimioterapia y radioterapia. El Reiki actúa velozmente en los casos agudos y de una forma paulatina en las enfermedades y desequilibrios crónicos, ayudando al paciente a transformar su enfermedad en una actitud positiva que ayude a sanarla, curando la causa, desaparecerá el efecto Una nueva sensación A la hora de recibir el tratamiento, tanto el paciente como el sanador, experimentan sensaciones personales, como puedan ser vibraciones, emociones, sentimientos de paz o reacciones físicas de calor o frío. La duración de una sesión puede variar entre sesiones rápidas de 10 a 15 minutos para situaciones de emergencia, o de más de una hora, dependiendo de la disponibilidad de cada uno. En todo caso, unos minutos, por pocos que sean, siempre ayudan. El Reiki puede ser combinado con otras técnicas de curación, como la hipnoterapia, la acupuntura o métodos de masaje, como la reflexología o el shiatsu, otra técnica afín es la cristaloterapia. Métodos como la aromaterapia o las flores de Bach pueden ayudar a una mejor sintonía entre sanador y paciente.

Quizás te interese

protección solar

El sol y el proceso de envejecimiento

El sol es el héroe y el villano de nuestro planeta, especialmente cuando se trata …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *